Facebook  Twitter

    

  ¿Quienes somos? Contacto
 
 

Primer periódico digital del Este 1994-2017

 

 

 Por: Julio César Concepción R. | Viernes 27 de Marzo de 2015

El pacto eléctrico debe beneficiar al consumidor, es instrumento que bien manejado supone es componente de primer orden para el desarrollo sostenido de la economía y sus agentes motores, al tiempo que presumimos que este pacto, se llevará de paro la existente Ley 125-01. O en su defecto deberá recibir profundas modificaciones. Es más que necesario que se garantice proveer un servicio eléctrico de calidad 24 horas y a precios competitivos.

Este pacto eléctrico debe beneficiar al consumidor, para que el mismo tenga sentido, debe beneficiar al consumidor porque en la medida en que los usuarios no estén satisfechos, también habrá generadores, distribuidores, gobierno y sector privado insatisfechos y los esfuerzos hechos para lograr el pacto, serían en vano, que se reduzcan las pérdidas en distribución porque perjudican a todos los sectores involucrados principalmente a los usuarios que sufren los apagones.

Que en el pacto eléctrico es el escenario donde se deben plantear los intereses colectivos; donde los consumidores sean colocados en el centro de las discusiones de dicho pacto; y se garantice proveer un servicio eléctrico con calidad estable de modo que los usuarios del servicio, éste le permitan ser competitivos.

El gran reto que tenemos todos es el de identificar aquellos que se oponen a las soluciones reales porque se benefician del problema que nos afecta a todos, esto así porque un país apagado no es un país seguro ni es un país que camina por las sendas del desarrollo objetivo ni sostenido.

La sorprendente caída de los precios del petróleo genera ganancias y pérdidas para los países que participan en Petrocaribe, el programa venezolano de cooperación en materia energética dirigido a algunos países de Centro América y el Caribe. Desde que esta iniciativa fue puesta en marcha ha permitido que Rep. Dom., y algunos gobiernos de América Central y el Caribe reciban préstamos a tasas inferiores a las del mercado si sus países compran petróleo a Venezuela.

Cuando los precios del petróleo eran altos, los costos de importar petróleo eran grandes y también lo era el financiamiento de Petrocaribe, que alcanzó, en promedio, el 2,5% del PIB de los países importadores durante el año operacional 2014. Los actuales precios bajos significan que en el 2015 los costos de importar petróleo de los miembros de Petrocaribe descenderán en un promedio del 3% del PIB. Pero este importante beneficio podría verse afectado en cierta medida por una disminución al acceso al financiamiento, ya que la cuantía de los préstamos disminuye junto con los pagos por las importaciones de petróleo, y al bajar los precios, las condiciones de los préstamos se vuelven menos generosas.

A fin de cuentas, la caída del precio del petróleo mejorará la situación de todos los miembros de Petrocaribe. Si se interrumpiera, el efecto variaría en función de los distintos miembros. Los gobiernos que reciben importantes aportes y carecen de otras fuentes de financiación serían los más afectados ó aunque en menor medida de lo que habría sido si el precio del petróleo estuviera alto.

Los gobiernos que han creado reservas o que cuentan con otras fuentes de financiación como es el caso de la República Dominicana, seguramente sufra un impacto menor. Hasta ahora, Venezuela ha asegurado a los miembros de Petrocaribe que la ayuda financiera continuará. Sin embargo, la disminución del precio del petróleo y el financiamiento podría generar problemas.

La caída del precio del petróleo afectará de forma diferente al sector público y al privado. En el sector privado de seguro se registrarán aumentos del ingreso disponible y las ganancias, los actuales mecanismos de aplicación de precios de los países tendrían como consecuencia un traslado total, o casi total, a los precios de ventas al consumidor.

Pero la reducción o interrupción del financiamiento de Petrocaribe podría crear que algunos gobiernos enfrenten dificultades financieras. Siempre y cuando no reciclen recursos del sector privado al público en la forma de financiamiento o reducciones de las subvenciones a la energía, algunas administraciones podrían verse obligadas a interrumpir los programas sociales o de inversión. Casi todos los países signatarios de este acuerdo están llamados a sufrir algunas presiones fiscales adicionales. En suma, la caída de los precios del petróleo es más compleja para los miembros del acuerdo Petrocaribe que para otros importadores de petróleo.

En busca de instrumentos de sostenibilidad para el desarrollo y crecimiento de la economía se dispone de un Plan Estratégico Nacional de Logística de Cargas, que constituye una herramienta de apoyo al crecimiento de los sectores productivos nacionales, y el desarrollo económico sostenible así como el impulso a la productividad nacional, donde la calidad del servicio y los precios de la energía juega un papel decisivo en este proceso.

El propósito de articular un sistema logístico dominicano que se constituya en una herramienta de apoyo al crecimiento de los sectores productivos nacionales, el desarrollo económico sostenible y el impulso a la productividad nacional indiscutiblemente que se ve matizado por la variable del precio del petróleo y sus derivados a lo que no escapa la generación de electricidad que se produce en base a combustible.

Al identificar los desafíos del país en materia logística, los técnicos partieron de la necesidad de desarrollar una infraestructura vial, portuaria y aeroportuaria con capacidad y calidad para atender la demanda logística de los sectores productivos nacionales y foráneos como elemento clave para el crecimiento del comercio exterior (exportación) del país. Y así pues nos vamos esquematizando a los estándares técnicos de fomentar las exportaciones, renglón que según organismos internacionales la Rep. Dominicana no ha explotado en su justa dimensión.

Es necesario para garantizar la operatividad del Sistema Eléctrico Nacional (SENI) de forma adecuada, se requiera que las inversiones que lo fundamenten sigan siendo mixtas (entiéndase públicas y privadas), y que los contratos de electricidad se logren mediante licitaciones públicas y sin perder de vista el principio ganar, ganar. Así como trabajar en la reducción de las pérdidas que según registros estadísticos recientes, aproximadamente la mitad de los circuitos que operan las Empresas Distribuidoras de Electricidad registran pérdidas técnicas y comerciales aproximadas al 20%, y de estos unos 170 circuitos pierden al menos el 10% de la energía que comercializan.


El autor es: C.P.A.,MBA.

Mail:jcconcepcion@yahoo.com
 

       

Bookmark and Share

 

Calle Mosquito y Sol #19, San Pedro de Macoris. R.D.   

Tel.: (829)-340-9009. Email: dn@Diarionoticia.com.do

 

  
 

 

     Envío de notas:    dn@Diarionoticia.com.do
          Director:    
director@Diarionoticia.com.do
      Publicidad:    
venta@Diarionoticia.com.do